Los abogados de Burger King y los abogados de dos clientes LGBT están discutiendo si el incidente califica como un crimen de odio.