Los crematorios y cementerios de la India están siendo abrumados por la devastadora nueva oleada de infecciones que arrasan el populoso país con una velocidad aterradora.