Las embajadas de Estados Unidos y Gran Bretaña en Myanmar han expresado su preocupación por los informes de feroces ataques del gobierno en una ciudad en el estado occidental de Chin, donde la junta gobernante declaró la ley marcial debido a la resistencia armada al gobierno militar.