Las autoridades arrestaron a un hombre después de decir que una mujer fue llevada a un terrible viaje de tráfico sexual que comenzó en el Super Bowl en Tampa y terminó dos semanas después con su fuga en el sur de Florida.