Los estados tienen aproximadamente dos semanas para establecer centros de distribución de vacunas contra el coronavirus en todo el país para cumplir con la fecha límite del 1 de noviembre establecida por los CDC, una empresa monumental que se complica aún más por el hecho de que una vacuna no ha sido aprobada.