La inflación desequilibra a las empresas a medida que se desacelera la recuperación

Las empresas pronto comenzarán a informar sus últimos resultados financieros trimestrales y se ha advertido a los inversores que la inflación va a doler.

Los minoristas, los fabricantes de automóviles y una amplia gama de fabricantes han advertido a los inversores que una contracción de la cadena de suministro y el aumento de los costos de las materias primas aumentan los gastos y perjudican las ganancias. Un resurgimiento de COVID-19 durante el tercer trimestre desequilibró a muchas industrias justo cuando estaban recuperando el equilibrio de la depresión pandémica.

Muchas empresas pudieron trasladar los costos más altos a los consumidores durante la primera mitad del año sin mucho alboroto mientras la economía se recuperaba de la pandemia. Pero el gasto del consumidor, que es clave para la recuperación económica, se desaceleró un poco durante el verano a medida que aumentaron los casos de COVID-19. Aún así, la demanda se mantuvo fuerte para muchos productos, pero las empresas simplemente no tenían la oferta y eso impidió el crecimiento de las ventas para muchos.

"Creemos que el consumidor puede absorber algunos de esos precios más altos, el desafío es qué sucede cuando una empresa no tiene el suministro para vender", dijo Jay Pestrichelli, director ejecutivo de la firma de inversión ZEGA Financial.

El fabricante de pinturas Sherwin-Williams recortó su pronóstico de ventas para el tercer trimestre debido a problemas de suministro y mayores costos. Los constructores de viviendas, incluidos PulteGroup y Lennar, advirtieron que los mayores costos de los materiales y las demoras en el suministro estaban afectando las operaciones. Nike fue uno de los nombres más importantes del sector minorista en reducir las proyecciones de ventas debido a retrasos en el suministro.

Muchas otras empresas han emitido advertencias similares en un momento en que la Reserva Federal ha cambiado un poco su mensaje sobre la inflación. El banco central pasó gran parte del año diciendo que el aumento de la inflación sería de corta duración y estaría vinculado a la recuperación. A fines de septiembre, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reconoció que la inflación se ha mantenido más alta durante más tiempo de lo esperado y podría continuar hasta el próximo año.

Las preocupaciones de que la inflación se convierta en una realidad a largo plazo para la economía se reflejan en el mercado de bonos. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años ha subido del 1,32% al 1,54% durante las últimas dos semanas.

Los analistas advierten que la inflación persistente podría seguir afectando los resultados de las empresas y la disposición de los consumidores a gastar, lo que significaría una desaceleración continua del crecimiento económico.

"Si terminas obteniendo un menor crecimiento y una mayor inflación, entonces obtienes estanflación y eso no es bueno para el mercado", dijo Pestrichelli.

Juan Hernandez
A Bershire Hathaway Company - US Hispanic News Syndication