Hungría reabre para personas con tarjetas de inmunidad COVID-19

BUDAPEST – Hungría relajó el sábado varias restricciones de COVID-19 para personas con tarjetas de inmunidad emitidas por el gobierno, la última de una serie de medidas de reapertura que han seguido a una ambiciosa campaña de vacunación.

A partir del sábado, las personas con las tarjetas de plástico pueden ingresar a los comedores interiores, hoteles, teatros, cines, spas, gimnasios, bibliotecas, museos y otros lugares recreativos. El horario de apertura de las empresas se extendió hasta las 11 pm y el toque de queda nocturno vigente desde noviembre comenzará más tarde, a la medianoche.

Las personas vacunadas y las que se han recuperado del COVID-19 son elegibles para las tarjetas de inmunidad húngaras, que deben presentarse en los establecimientos antes de ingresar. Las empresas pueden recibir fuertes multas si permiten la entrada a personas que no tienen tarjeta.

Los zoológicos también comenzaron a admitir visitantes después de casi seis meses de cierre obligatorio. El portavoz del zoológico de Budapest, Zoltan Hanga, dijo que la última vez que el parque zoológico de la capital de Hungría estuvo cerrado durante tanto tiempo fue durante la Segunda Guerra Mundial.

“Este es un gran día”, dijo Hanga. “El zoológico es mejor cuando está lleno de visitantes, cuando mucha gente viene a conocer el mundo de los animales y pasar un buen rato. Finalmente, ha llegado el momento de esto «.

Los niños menores de 18 años que vayan acompañados de un carné adulto podrán acceder a los establecimientos sin carné. En el zoológico, se formaron filas de padres y niños ansiosos en las cajas antes de la inauguración el sábado por la mañana.

“Ahora que se aliviaron las restricciones, podemos ir a más lugares con mi hijo y mi esposo”, dijo Eva Marozsan, quien trajo a su pequeño hijo Zoltan para visitar a los animales. “Fue muy malo estar encerrado por dentro, y ahora que los lugares están apertura, es realmente edificante para nosotros «.

Hungría ha administrado 4 millones de primeras dosis de vacunas contra el coronavirus, alcanzando alrededor del 40% de su población. El país tiene la segunda tasa de vacunación más alta de la Unión Europea y es el único de los 27 países de la UE que utiliza vacunas de China y Rusia además de las inyecciones occidentales.