Logo

Cómo se convirtieron Las Rosas en el nuevo faro de música local y en vivo de Miami

by / 0 Comments / 2 View / September 13, 2018

Los miamenses están acostumbrados a cosas que se desvanecen: líneas de bronceado, costas, multitudes de invierno, edificios históricos, instituciones queridas. Tarde o temprano, el ritmo se desvanece. Y luego, tan rápido como aparecieron las cosas, desaparecen.

A veces, sin embargo, vuelven a la vida.

"Hubo Studio A, Pawn Shop: ha habido muchos lugares que han venido y se han ido. Pero esas mismas personas resucitan nuevos lugares y mantienen la escena intacta ", dice Oscar Sardiñas, de la banda de rock de Miami, Jaialai.

Grand Central, Tobacco Road, Bardot, the Stage, Vagabond, Bar Black: la lista de los espacios musicales de Miami que se pierden demasiado pronto es larga. Ahora, en una esquina sin pretensiones en Allapattah, al oeste de la I-95, un rectángulo bajo y plano de un edificio alberga Las Rosas, una de las plataformas más nuevas de la ciudad para música en vivo. Su éxito ha sido en gran medida el resultado de un grupo de apasionados veteranos que se esfuerzan por mantener vivos sus sueños para la ciudad.

El propietario y fundador de Wood Tavern Group, Cesar Morales, abrió Las Rosas en un decadente edificio de los años 20 en NW Seventh Avenue en noviembre de 2016. Concebido inicialmente como un concepto de comida y bebida con especialidad en tequila y estética rock 'n' roll, el bar rápidamente evolucionó en algo mucho más grande. Comenzó como una inmersión de una habitación con temática mexicana y se convirtió en un lugar extenso con un patio, un escenario completamente construido y un sistema de sonido serio. Las Rosas ahora reserva entre siete y diez actuaciones en vivo cada semana, atrayendo multitudes que superan los 300.

No muy lejos de la multitud de turistas, tiendas y restaurantes de Wynwood, Las Rosas se ha convertido en un incondicional local que constantemente atrae al talento de los turistas. El lugar promueve el intercambio de música, ideas y cultura que es crucial para cultivar una escena saludable. Pero la trayectoria de casi dos años no ha sido directa ni fácil.

El propietario y fundador de Wood Tavern Group, César Morales, diseñó el propio Las Rosas, tomando las señales de los muros desmantelados y desmoronados del edificio de 1920. EXPANDIR

El propietario y fundador de Wood Tavern Group, César Morales, diseñó el propio Las Rosas, tomando las señales de los muros desmantelados y desmoronados del edificio de 1920.

Foto de Alexis Prizzi

"Hubo un momento en que casi tiró la toalla", dice Morales. Varios meses después de su apertura, Las Rosas aún tenía que encontrar su lugar. El espacio parecía demasiado grande, no lo suficientemente íntimo, por lo que Morales erigió algunas paredes divisorias y creó B-Side, un concepto distinto dentro de Las Rosas dedicado a su amor por el hip-hop de la vieja escuela . Pero ese lugar nunca atrajo a la multitud esperada, y las pérdidas aumentaron. Pero las cosas finalmente comenzaron a cambiar. La novia de Morales lo presentó a Nicky Bowe.

Antiguamente una de las principales fuerzas motrices de Churchill, el paraíso indiscutible del punk-rock de Miami, Bowe era el irlandés rollizo y despreocupado que había sido el patriarca de la bulliciosa multitud de pubs durante más de una década. Después de que se unió como gerente general de Las Rosas, Miami no tardó en seguirlo.

"Nicky definitivamente puso a Las Rosas en el mapa", dice Morales. "Sin lugar a dudas, se lo debo a él".

Las personas que pasaron por Las Rosas en esos primeros meses podrían haber notado el diseño amorfo y las cambiantes identidades del bar. Las paredes divisorias bajaron y luego volvieron a subir. B-Side cayó al borde del camino, al igual que el enfoque en el tequila. "Es gracioso, pero hay una pared que derribamos", dice Morales. "Después de que se colocó, fue como, '¡Mierda! ¡Aquí es donde originalmente estaba el muro! Sí, soy un poco impulsivo de esa manera ".

Para el emprendedor que ayudó a ser pionero en la vida nocturna de Wynwood durante la apertura de Wood Tavern en 2011, finalmente hubo otro éxito. Las Rosas celebró su primer aniversario con un estallido el pasado junio, conmemorando un año de redefinirse como un lugar sucio, cómodo y musical para los locales. Líneas envueltas alrededor del edificio esa noche.

"Fue una locura", recuerda Sardiñas, cuya banda estuvo entre los muchos actos locales en el proyecto de ley esa noche.

Morales recuerda el sentimiento de gratitud y alivio que le dio la fiesta. "La parte más gratificante de la noche, aparte de las personas que lo estaban pasando bien, fue ver que finalmente se convirtió en lo que había imaginado años antes".

Sin embargo, la permanencia de Bowe en Las Rosas duró poco. Después de algunos desacuerdos, los dos hombres se separaron, aunque no en malos términos. Aún así, "no estaba seguro de lo que iba a pasar", dice Morales. "¿Su multitud iba a ir con él o no?" La multitud se quedó. Entonces Nayra Serrano se unió al equipo.

Otro aliado de Churchill, Serrano tomó las riendas como comprador de talento y director del programa de Las Rosas hace unos cinco meses. El director de música nacido en Miami ha estado promocionando aquí por más de 15 años. Ella ha trabajado para construir la comunidad musical local desde que tiene memoria. "Fui uno de esos promotores de la vieja escuela que de hecho repartió folletos, que es una forma de arte moribunda", se ríe.

Al igual que muchos miamenses que crecieron en la escena, Serrano fue a fiestas de almacén. Ella trabajó con Poplife. Ella cofundó su propia compañía de producción, Idle Hands, y siguió promocionando, centrándose principalmente en el punk, el rock, el garage y la fusión del talento de la gira y las vitrinas locales. Para ella, la escena musical de Miami siempre ha tenido un flujo y reflujo. "Fue desolador por un momento. Se ha ido a través de sus olas, como en cada escena ", dice. "Cada ciudad pasa por sus olas".

Tal vez el ingrediente más vital en el éxito de Las Rosas ha sido su crisol de campeones detrás de escena, la gente que ha sido el pegamento que mantiene unida la escena ecléctica y lejana de Miami. Esta ciudad no es fácil de alcanzar.

"Ubicación, ubicación, ubicación. Al final del día, eso, para mí, es el factor obstaculizador ", dice Sardiñas acerca de la lejanía de Miami. "Luchamos para que nuestra escena sea reconocida".

El equipo detrás de Las Rosas insiste una y otra vez en que es un bar para todos. Ellos reservan toneladas de música en vivo, pero también albergan fiestas de baile italo-disco, noches underground de hip-hop y death rockers prometedores. La multitud es difícil de precisar en cualquier fin de semana. Un flujo constante de caras familiares y frescas se entrelaza a través de las muchas salas y espacios del lugar.

"Somos los nuevos niños en la ciudad, pero en realidad no somos los niños nuevos en la ciudad", dice Serrano. "Somos colectivamente un antiguo grupo de personas que se han unido y han empezado a crear algo para crear un ángulo diferente en las cosas".

Vivimos en una ciudad preñada de simbolismo bíblico: grandes inundaciones, serpientes escondidas en la maleza, rosarios balanceándose desde los espejos retrovisores. Y tenemos resurrecciones también. A veces las cosas que perdemos vuelven a nosotros, solo en una nueva forma.

"He visto la escena musical fallar, lo he visto tener éxito, y siempre he sido alguien que quería presionarlo", dice Serrano, optimista sobre el futuro de Las Rosas y Miami como una ciudad para amantes de la música. . "Creo que es el promotor en mí, el niño pequeño en mí que siempre quiso ir a ese programa. Mientras pueda hacerlo, lo haré ".

Your Commment

Email (will not be published)